Curso 2017 "Formación Interdisciplinaria en Violencia Familiar"

Comienzo:
Jueves 3 de Agosto
a las 18.30hs
Del Maltrato Infantil a la Violencia Conyugal
2º Curso de Formación

Comienzo:
Martes 8 de Agosto
a las 18.30hs
Vivencias y testimonios sobre violencia familiar
TEMARIO vivencias CURSOS ACTIVIDADES
Matrimonio precoz, niñas esposas*

Según un informe de Unicef, en muchos países la mitad de las jóvenes ya está casada cuando cumple los 18 años. Frutos de acuerdos familiares, y fundamentalmente de la pobreza, estos casamientos condenan a las mujeres a la falta de educación, la miseria y el maltrato y, a menudo, les dejan problemas psicológicos y físicos irrecuperables. Se calcula que todos los años nacen 15 millones de bebés de madres recién salidas de la niñez

Mulugojam, Weinishet, Tsigereda y Zeinab son cuatro jóvenes etíopes que tienen mucho en común. Se casaron cuando sólo tenían entre 7 y 10 años con hombres mucho mayores que ellas, a los que nunca habían visto antes de la boda.

Mulugojam Ashebir, que actualmente tiene 21 años, se casó a los 10, a los 13 tuvo a su primer hijo y, unos años después, a su hija. "Después de seis años de esfuerzo y sufrimiento, no pude soportar más y decidí dejar a mi marido y trasladarme a la ciudad con los niños -cuenta Mulogojam-. Vine a Bahir Dar, donde encontré trabajo como sirvienta. Por supuesto, mi familia se enfadó conmigo y me dejó completamente sola. Sin embargo, una de mis tías sintió lástima por mí y me acogió en su casa".

Ahora trabaja en un edificio, donde cobra 3 birr por día (menos de 40 centavos de dólar) y no puede pagar el colegio de sus hijos. Para complicar todavía más su situación financiera, Mulugojam tiene una deuda de 500 birr por un microcrédito que le concedieron para abrir una pequeña tienda de la que no consiguió sacar beneficios y debe devolver como mínimo 42 birr por mes a la persona que avaló el préstamo.

"Me he reconciliado con mi familia y espero que Dios me dé salud para cuidar de mis hijos -expresa la joven-. Me gustaría tener dinero para pagar una casa, comida y otras necesidades básicas, especialmente la educación para mis hijos, y, quién sabe, ¡quizá también para mí!"

Weinishet Makonnen, de 16 años, todavía no se ha recuperado del trauma que sufrió en la infancia. A los siete años ya estaba casada con un hombre mucho mayor que ella, con el que comenzó a tener relaciones sexuales a los nueve años. "Mi marido murió cuándo yo tenía 12 -narra Weinishet-. Estaba embarazada, pero perdí a mi hijo debido a un parto complicado, que duró varios días. No quiero volver a casarme, no quiero que ningún hombre se me acerque".

Weinishet vive con unos familiares y vende cereales para sobrevivir. Su salario de 1 birr diario (unos 12 centavos de dólar) sólo le permite comprar un poco de pan o injera (un pan tradicional etíope) sin carne o salsa. Además, debe pagar un crédito de 500 birr, que no supo utilizar de manera exitosa. Espera ganar dinero suficiente algún día para reanudar sus estudios, que abandonó cuando sus ingresos se redujeron.

Tsigereda tiene una historia un poco más optimista para contar: "Me casé a los diez años y huí de mi marido a los 12, aunque sabía que estaba embarazada. Tuve la suerte de encontrar a una señora mayor bondadosa que me acogió en su casa y me ayudó. Por desgracia, murió hace unos años. También fui afortunada con mi familia, porque me perdonó y decidió pasar por alto el estigma que significa mi situación. Además, me ayudan a pagar la escuela de mi hijo, mientras yo trabajo lavando ropa".

Tsigereda va a clases nocturnas para mejorar su educación. Como otras chicas, ella también recibió un pequeño crédito de 500 birr que usó para aprender cestería y montar un puesto en el mercado. Admite que "a pesar de que la formación fue útil, la iniciativa no prosperó porque no tenía la capacidad suficiente para manejar un negocio. Muy pronto ya estaba endeudada y ahora tengo que pagar. Pero aprendí mucho."

Zeinab tiene 26 años. Se casó a los diez y tuvo a su primera hija a los 12. El parto a una edad tan temprana fue demasiado para su frágil cuerpo y desde entonces sufre de parálisis en el lado izquierdo. Por su enfermedad, el marido la devolvió a su familia y, luego, la abandonó definitivamente y se volvió a casar. Ahora Zeinab está viviendo con una tía y gana algún dinero vendiendo papas, pero esta situación no le permite enviar a su hija de 13 años a la escuela.

Estas víctimas de matrimonios a edad demasiado temprana no son casos aislados. En Etiopía, donde este fenómeno está muy extendido, los acuerdos matrimoniales se hacen, a menudo, cuando las niñas tienen entre 4 y 5 años y, algunas veces, aun antes de que nazcan. En general, la boda se concreta unos años después y la niña se va a vivir al hogar conyugal cuando tiene entre 10 y 13 años.

Según el informe de Unicef titulado "Matrimonio precoz, niñas esposas", los casamientos infantiles se dan en todo el mundo, pero predominan en partes de Africa y el sur de Asia. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, el 74 por ciento de las adolescentes de entre 15 y 19 años ya está casada; en Níger, el 70%; en Afganistán, el 54%, y en Irak, el 28%.

Fuente:
LOS MATRIMONIOS PREMATUROS, UNA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS de María Masquelet, Periodista de Diario La Nación, Buenos Aires.

Mas Información:
El matrimonio precoz frustra el potencial de las niñas en Etiopía
Matrimonio precoz y en la infancia
La historia de Shanta, Ruxana y Hasmuna

Una realización de:
Punto Blanco
Web & Graphic Design
Bartolomé Mitre 1970 - 2º "B" (C1039AAB) Ciudad de Buenos Aires - República Argentina
Tel/Fax: (54 11) 4953-1268 | info@aapvf.com.ar - Para información o entrevistas llamar:
Lunes de 18 a 21 hs. | Martes de 15 a 20 hs. | Jueves de 15 a 20 hs. |
Blog twitter facebook
® Todos los derechos reservados Asociación Argentina de Prevención de la Violencia Familiar 2004-2012

DIFUNDA NUESTRA LABOR

Copia este código 210 x 60 px

Copie el siguiente código en su Blog o sitio web para hacer conocer nuestro trabajo y tendrá un banner linkeado con nuestra página. Muchas Gracias.